martes, 19 de agosto de 2014

CITGO

Está sobre el tapete la posible venta de CITGO por parte de PDVSA. No discutiremos el costo-beneficio de esa transacción. Pero quisiéramos recordar que si se realizara un estudio serio sobre este caso habría que ubicarse en las circunstancias actuales y no en si fue una buena estrategia la compra cuando se efectuó porque ya el pasado no tiene remedio.
Hay aspectos que si se pueden comparar en cuanto a resultados con el pasado. Por ejemplo, el país tenía una deuda externa de aproximadamente $32.000 millones cuando el precio del petróleo era de $10 por barril, ahora con un precio alrededor de $100, hay una deuda de $200.000 millones.
Lo que pudiéramos preguntarnos, dada las condiciones de hoy, es si conviene vender a CITGO. Para eso lo más importante sería construir 2 escenarios petroleros, uno con CITGO y otro sin CITGO y evaluar los resultados. Como este régimen no ha diseñado escenarios que se cumplan, no podríamos confiar en los resultados que nos presenten.
Nos hacemos la siguiente pregunta ¿Qué le conviene más a Venezuela, a corto y mediano plazo, tener activos o tener dinero? Dado el record que tiene este régimen en despilfarrar, en malgastar y en corrupción pareciera que mientras más le quede al país plantas y equipos menos difícil será su recuperación.
Este régimen no ha entendido todavía la diferencia entre dinero y riqueza. Tomemos el caso de España cuando la Colonia. Se llevó el oro y la plata que existía por este lado del océano y empezó a comprar bienes y servicios de otros países. Al final cuando se le acabó el dinero se quedó sin activos y sin riquezas. Nosotros también hemos hecho lo mismo, con boom o sin boom petrolero, siempre hemos creído que somos un país rico. Hemos sido un país con dinero que nos daba el petróleo pero, este rubro hoy en día está retrocediendo en sus aportes dado que no se ha invertido para aumentar la producción en estos últimos años. Más bien, ha decaído. No hemos generado riqueza. La pregunta es ¿dónde están todos los ingresos enormes comparados con los que entraban antes? ¿Dónde están las grandes obras que se han debido desarrollar? ¿Dónde están las plantas eléctricas? ¿Dónde están los nuevos acueductos? ¿Dónde está la infraestructura vial? ¿Dónde están las nuevas escuelas y hospitales?
Los últimos 15 años nos han dado suficientes evidencias de que este régimen ha promovido el despilfarro. CITGO no se puede vender porque lo que se obtenga de esto se irá, otra vez, a destinos improductivos.
Nadie todavía ha demostrado, con números en mano, la diferencia entre la conveniencia de vender a CITGO. El otro día, escuchamos a un supuesto experto expresar que la adquisición de CITGO había sido un fraude. Hay que ser caradura para, ante los desafueros y corrupción de este régimen, denunciar una compra que fue hecha dentro de la ley y con todos los estudios requeridos.
Una de las características mayores de las grandes empresas petroleras es que son integradas, es decir, exploran, producen, refinan, transportan, comercializan, etc. Cuando no habíamos adquirido a CITGO muchos analistas se preguntaban porque en lugar de vender petróleo no vendíamos productos para los que se requieren refinerías. Estas mientras más cerca están de su mercado más rentables son. La otra discusión era por qué no las construimos aquí. Porque PDVSA no compró refinerías. Compró un sistema integrado de refinar, transportar y vender al público directamente. Es decir, un barril de petróleo que exportábamos de Venezuela a CITGO terminaba como gasolina y otros productos en el tanque de un consumidor norteamericano.
Con una inflación como la que tenemos en Venezuela a todo el mundo se le ha dicho que es más conveniente tener activos que tener dinero. Además, este régimen gasta dinero como come un elefante. En un país normal, esta discusión debería centrarse exclusivamente en: 1. ¿Cuál es la diferencia económica para PDVSA entre vender y no vender a CITGO? 2. ¿A qué proyectos específicos irá el dinero de la venta? 3. Si hay planes para elevar la producción, como ha referido el gobierno, ¿dónde refinaremos el aumento de esa producción? 4. Hagamos una revisión de todos los planes anuales de PDVSA y evaluemos cuáles han sido sus resultados a la fecha.
Eso es lo teórico. Lo pragmático es no más dinero para este régimen si eso significa hipotecar el petróleo a futuro o vender activos productivos.
  quiroscorradi@gmail.com





miércoles, 6 de agosto de 2014

GASOLINA Y PRESUPUESTO

En artículos anteriores hemos analizado la planificación por escenarios. Este método puede aplicarse a la elaboración del presupuesto nacional de la siguiente manera: Se estiman todos los ingresos y se elabora un presupuesto de inversión y otro de gastos. Paralelamente se construyen 2 listas adicionales. Una de proyectos en orden jerárquico para la nación, en caso de que los ingresos fuesen mayores a los estimados inicialmente. La otra sería para jerarquizar los proyectos y los gastos incluidos en el presupuesto, para conocer de antemano los renglones que podríamos eliminar o añadir de acuerdo a la variación de los ingresos reales.
El gobierno insiste en aumentar la gasolina pero al mismo tiempo informa que este aumento será para más gastos sociales, lo que significa que no ingresara a PDVSA y esta empresa seguirá con un enorme déficit de caja y la nación con una gran deuda por pagar. Hemos estado de acuerdo por muchos años en que hay que aumentar la gasolina, pero era otra Venezuela. Aun hoy aceptaríamos el aumento bajo ciertas condiciones y acciones a tomar.  1. ¿Cuánto recibe Venezuela por su renta petrolera y otros ingresos? 2. Nos gustaría conocer un presupuesto jerarquizado de los gastos de PDVSA y de sus inversiones para aplicarle el mismo método que mencionamos arriba. 3. Tendríamos que saber cuánto hay en el FONDEN y realizar una auditoría de sus ingresos y egresos 4. Habría que eliminar los aportes de PDVSA a FONDEN. Explicado, en forma muy sencilla, haríamos un ejercicio de análisis bajo las reglas de la planificación por escenarios. Lo primero a incluir en el presupuesto, tanto de gastos como de inversiones, sería aquellos renglones que no podríamos dejar de pagar y los que podrían eliminarse una vez jerarquizados ambos. ¿Pagamos la deuda? ¿Eliminamos algunos ministerios? ¿Dejamos de ayudar a otros países? Entendemos que realicemos obras sociales pero hay que hacer un ejercicio de costo-beneficio de las misiones, Mercal, etc. ¿Debemos continuar subsidiando a Cuba? Esta es parte de la lista que tenemos que identificar dentro y fuera del presupuesto nacional. Si jerarquizáramos de esta manera la estructura de costos y gastos inevitablemente llegaríamos a la conclusión que el aumento de la gasolina, sobre todo en las condiciones anunciadas, tendría muy baja prioridad.
En resumen, el gobierno tiene que abrir la caja negra y publicar exactamente en qué se están gastando los ingresos, empezando por FONDEN, que es un hueco negro de donde han salido múltiples proyectos que han recibido aportes significativos. Sin embargo, las obras están paralizadas o no se han iniciado o tienen un retraso importante. Esta es la información que requieren los ciudadanos. Si este régimen abriera los libros como se le exige a los empresarios que lo hagan y se eliminaran los gastos de baja prioridad, ya identificados, los ingresos serían suficientes para cubrir lo indispensable. De no ser así entraremos en default. Se debe recordar, también, que hay una serie de gastos cargados a PDVSA que no tienen relación con su objetivo central que es producir, refinar y comercializar petróleo lo más eficientemente posible.
Cuando se le pueda tomar una fotografía a los ingresos, inversiones y gastos del país entonces podríamos hablar de un aumento del precio de la gasolina y de otros rubros. Mientras tanto el país no está dispuesto a que se le eleve el costo de la vida, con un aumento de la gasolina cuyo destino y monto no solucionarán los graves problemas que aquejan al país. Los ciudadanos no deben aceptar una perdida mayor del nivel de vida actual, a menos que todas las cuentas nacionales sean transparentes y conocidas. Esto incluye los convenios con China y las condiciones bajo las cuales se ha endeudado a PDVSA y al país.
PD: Hace algunos años se decía que las transnacionales petroleras construían buques de doble fondo. En el superior, se almacenaban los volúmenes que se le declaraban al fisco y en el inferior los que se iban sin beneficio para la nación. Venezuela es un país de doble fondo con una diferencia con los buques tanques. En nuestro caso lo que se va sin declarar en corrupción, sobreprecio, etc., pudiera ser mayor de lo que ingresa al fisco.   
quiroscorradi@gmail.com





martes, 29 de julio de 2014

Nocaut a la calidad de vida

Sinceramente no entendemos en que parte de su anatomía tiene el cerebro este régimen. ¿Será que nacieron con las neuronas “quemadas”? ¿Será que su genética es diferente a la de los demás? ¿Será otra especie biológica que en vez de evolucionar, involuciona?
I. La salud pública es un desastre, un gran número de médicos han emigrado, los hospitales públicos son antros, la falta de insumos, mantenimiento de equipos han condenado a muerte a cientos (¿miles?) de ciudadanos del país y la falta de alimentos básicos va a crear una generación de desnutridos ¿Qué hace, entonces, el régimen? Ataca, regula y dificulta el funcionamiento de las clínicas privadas, muchas de las cuales ya están al borde del colapso. ¿Por qué no se usa esa energía y los costos de una fiscalización destructiva para construir y modernizar los hospitales públicos?
II. Hay un déficit importante de viviendas. ¿Qué hace el régimen? Crea una “Misión Vivienda” que jamás cumple con lo ofrecido, contrata con China, Irán, Uruguay, etc, y condena al desempleo a nuestros profesionales. Aprueban una ley de alquileres que acabó con ese mercado y condenó a los jóvenes a vivir con sus padres o a irse a un “refugio” porque les es imposible comprar una vivienda.
III. La última hazaña del régimen ha sido regular a la educación privada en un perverso esfuerzo por acabar este sector. Las escuelas públicas son un desastre en su infraestructura física, con servicios en peores condiciones, deficiencia de profesores de matemática, física y química y la normativa de pasar a los estudiantes aunque no cumplan con los requisitos.
Se acaba de aplicar a la educación privada una normativa similar a la ley de Precios Justos. Lo que el régimen llama costos indirectos es una barbaridad cultural y un adefesio contable. Hasta el alquiler de un local para clases especiales está incluido allí. Pero lo más grave es que todo lo que no sea el currículo bolivariano son costos indirectos. Los salarios de la junta directiva también lo son. Ahora los colegios privados no podrán ofrecer en preescolar para la formación básica de los niños, artes, deportes, psicomotricidad, deportes, idiomas, música y otras disciplinas necesarias para formar un ciudadano integral con valores morales que lo ayudaran a tener un futuro exitoso.
Parece paradójico que cuando el país necesita personas competentes y un ciudadano ético para entrar a la modernidad el régimen le pone un candado a la educación nacional y en lugar de copiar los modelos exitosos contemporáneos condena a las futuras generaciones a una vida de derrotados que tendrán que dejar de disfrutar de los beneficios de las nuevas tecnologías y desconocer los valores morales que se necesitarán para darle una nueva dimensión ética a la modernidad.
IV. Algunas imposiciones. 1. Los costos indirectos no pueden superar el 12.5% de los costos directos. Estos (los indirectos) incluyen entre otros los salarios del personal administrativo, es decir que los colegios no requieren ni administradores ni contadores ni contratar abogados para resolver los múltiples conflictos laborales resultado de una ley de trabajo punitiva. También incluyen becas, comedor, seguro de salud, es decir todo lo relacionado con el bienestar estudiantil. En el mismo renglón está el costo del personal no docente, sicólogos, profesores de música, idiomas, computación, etc. Este instructivo es un intento más de nivelar a nuestra sociedad bajo el rasante de la mediocridad pero este caso es el más criminal de todos porque está diseñado para promover la formación de niños ignorantes que, ante la falta de una formación integral y ética, serán impedidos de desarrollar sus potenciales humanos. 2. Se convoca a Asamblea de Padres y representantes justo cuando comienzan las vacaciones escolares con la clara intención de que no haya quórum, en cuyo caso el Ministerio de Educación fijará el monto que pueden cobrar los colegios.
Se plantean varias preguntas: Los artículos 13 y 14 de la resolución expresan que sus disposiciones se aplicarán “en cuanto sean compatibles”. ¿Con qué? El artículo 17 establece la prohibición explícita de cobrar dinero adicional a través de fundaciones, cuotas, etc, o sea que la enseñanza extracurricular no puede cobrarse en ninguna de sus modalidades. El artículo 6 expresa que el presupuesto para fijar matrículas y mensualidades debe basarse, como “mínimo”, en los conceptos establecidos en la Resolución. ¿Si eso es lo mínimo cuál es lo máximo? Hay mucho más. En una época donde los estados modernos abogan por la promoción de la educación socioemocional nuestro Ministerio de Educación nos retrotrae a aprender solo lo elemental de las técnicas educativas tradicionales, en un siglo donde se ha avanzado en conocimiento a niveles anteriormente desconocidos. ¿Qué rol tendrán, entonces, en esa nueva sociedad los que se queden atrás?
 quiroscorradi@gmail.com




miércoles, 23 de julio de 2014

¿Tiene futuro nuestra industria petrolera? (III)

Esta debe ser, por ahora, la última entrega de una trilogía que comenzamos en El Nacional digital, hace dos semanas. Hemos recibido varios comentarios. Uno que consideramos importante por venir de un petrolero que sigue activo como consultor. Básicamente, nos argumenta que la Faja Petrolífera puede todavía desarrollarse y competir, por ejemplo, con el crudo de las arenas bituminosas de Canadá. Que el gas Costa afuera también podría competir gracias a la nueva tecnología que permite licuarlo en los mismos buques en que lo transportan. Que América del Sur puede ser todavía un mercado porque sus reservas son bajas para la población que alberga. Que no es seguro que tengamos reservas de crudo liviano y mediano y que las exploraciones a riesgo por esos crudos que se hicieron durante la Apertura resultaron poco menos que un fracaso.
No soy ingeniero petrolero, a pesar de que algo aprendí de producción y refinación en mis 32 años en la industria. Pero lo mío es política petrolera, planificación y comercialización. De manera que sostengo que, aunque todo lo anterior fuese cierto y que todavía tenemos un ventana de oportunidades de 15 años (Nelson Hernández dixit) o algo más, el futuro de nuestra industria petrolera cuelga de un hilo muy delgado. Peor aún, lo que está en juego es el futuro del país porque, hagamos lo que hagamos, los ingresos que producirá el petróleo, por sí solos, no alcanzaran para financiar la recuperación del desastre que nos dejará este régimen.
Supongamos que aumentamos la producción y comercializamos todo. La pregunta es ¿cuánto de esas ventas ingresarán al Fisco nacional? PDVSA está endeudada criminalmente y tiene que pagar con petróleo dinero que no ha ingresado a sus arcas. El país está también a punto de entrar en “default” con sus acreedores externos y, si quiere cumplir, entonces pagará y dejará al país ayuno de dólares.
Aparte de los peligros mencionados en mis 2 artículos anteriores, hay 3 que se quedaron afuera. 1. ¿Dónde están los recursos humanos que requerimos para, aunque sea, vigilar la operación petrolera? Porque si de operar directamente se trata, olvídense. 2. ¿Habrá disponibilidad inmediata de equipos como taladros, tubos de perforación, aceros para tanques, químicos, etc, que se requieren para operar y construir la infraestructura necesaria para un aumento rápido e importante de producción? 3. Cada día la protección ambiental tiene más fuerza y por supuesto, cumplir con lo ineludible, será costoso.
Lo anterior, es lo técnico. Evaluemos lo político. ¿Este régimen o el que lo reemplace va a cambiar las leyes y la idiosincrasia popular para llamar a las empresas multinacionales con tecnología y dinero, incluyendo a los chinos, si es que ya no lo han hecho con estos últimos y decirles: aquí está la Faja, aquí están algunas áreas donde puede haber petróleo liviano y mediano, encárguense de todos los costos y páguenme una regalía razonable, el impuesto sobre la renta y, si están dispuestos, dennos un bono para entrar al negocio? Además, hay que privatizar las empresas de Guayana, incentivar a la industria privada en agricultura, industria metalmecánica, servicios a la industria petrolera, turismo y, lo más importante, desarrollar una educación moderna que desde el preescolar rescate la enseñanza de valores basados en la educación socioemocional, Psicología Positiva, aprendizajes de las neurociencias aplicadas a la educación, Bioética y Neuroética. No solamente no nos hemos puesto al día con las nuevas investigaciones de las ciencias y los dilemas morales que producen sino que nos hemos atrasado. Nuestra máquina del tiempo educativa solo sabe retroceder.
Para no caer en el foso más profundo del Tercer Mundo, tenemos que reaccionar ya y no hay voluntad política para hacerlo ni en el régimen ni en la mayoría de la oposición ni tenemos un pueblo educado que entienda la gravedad de lo que nos espera.
En resumen, con las deudas que tenemos, con el atraso tecnológico y educativo. Con la inseguridad y la corrupción. Con el desprestigio internacional que hemos acumulado, si no convocamos a una verdadera revolución ya y nos resignamos a unos años duros para recuperarnos y empezamos a producir bienes no petroleros, no tendremos futuro. Aunque haya un milagro que duplique los precios petroleros veremos enriquecerse a los que han invertido para aumentar su producción y nosotros seremos meros espectadores.
PD: El ciclo del petróleo en Venezuela se cerró. Hoy tenemos que, otra vez, llamar a los que “saben” y tienen recursos financieros para que se encarguen del negocio. ¡Como cuando Gómez! (Si creen que exageramos, oigan el discurso de Maduro entregándole el país al presidente de China)
quiroscorradi@gmail.com