miércoles, 22 de octubre de 2014

MENUDENCIAS PETROLERAS

Para simplificar un poco la interminable discusión sobre los precios petroleros quisiera comentar 3 variables:
1. ARABIA SAUDITA. En noviembre habrá una reunión muy importante de la OPEP. Lo fundamental es discutir si conservar y abrir mercados es más importante que mantener precios. Todo, por supuesto, dentro de extremos manejables. Arabia Saudita parece inclinarse a favor de conservar y buscar nuevos mercados en un momento cuando los antiguos pudieran dejar de serlos en breve tiempo (Estados Unidos). Los sauditas y los Estados Unidos podrían aliarse para competir con Rusia en el mercado europeo. Creo que Arabia Saudita cerraría producción solo cuando los bajos precios atenten drásticamente contra la producción de petróleo y gas de lutitas en los Estados Unidos. El mundo da muchas vueltas. En el pasado los sauditas negociaron con los Estados Unidos hasta donde podían subir los precios petroleros. Ahora discutirán hasta dónde pueden bajar. Hay demasiadas tensiones en el Medio Oriente como para que Arabia Saudita tome acciones directas radicales contra los intereses de su “protector”. Los otros países productores del Golfo harán lo que decida Arabia Saudita. Irán está en espera de una reducción de las sanciones que se le han impuesto. Aspiran a retomar sus volúmenes de exportación y, por esta vez, podrían estar de acuerdo con mantener el status quo.
En resumen, parece que no habrá recortes de producción por parte de la OPEP y si los hay serán proforma. Además, Arabia Saudita no será, por esta vez, el salvador solitario de los demás países que tienen poco o nada que contribuir.
2. Precios y presupuestos. Dos comentarios sobre los cálculos del precio del petróleo que se requiere para cumplir los presupuestos de algunos países. Uno, excluyo a Venezuela de todo cálculo posible porque el ingreso petrolero nunca será suficiente para cubrir los caprichos, la corrupción y la pésima administración del socialismo del Siglo XXI. Dos, todo negocio que está tambaleándose tiene 2 opciones: aumentar los ingresos o disminuir los costos (o ambos). Me pregunto si algunos de los analistas revisaron el contenido de los presupuestos de esos países. El problema de naciones que dependen del precio del petróleo para financiarse es que es la única variable que manejan. Todos salen corriendo a la OPEP para, mediante un “cartelazo”, tapar un problema sin solucionarlo. Lo más seguro es que en Venezuela, con un ajuste presupuestario serio y algunas diversificaciones de la economía, pudiéramos vivir con un precio de $70 por barril y hasta menos. Además, la reducción del precio del petróleo no afecta a Venezuela sino en el tiempo. Ahora, necesitaremos menos años para terminar de destruir al país.
3. Precios y lutitas. A $80 por barril más de un nuevo proyecto de producción de las lutitas no será rentable. Por debajo de $80 se afectarán algunos campos ya operativos. Sin embargo, la mayoría de los analistas concluyen que el petróleo y el gas de las lutitas vinieron para quedarse. 1. La apuesta es que en poco tiempo los precios repuntarán. 2. Los investigadores buscan constantemente una mejoría de la productividad de las lutitas y ya se ha logrado alguna. 3. Los Estados Unidos no van a regresar a ser energía dependientes en gran escala. Si fuera necesario le impondrían un impuesto a las importaciones, subsidiarían a los productores, además de tomar otras medidas para proteger la producción doméstica de petróleo y gas.
PD: No entiendo porque en Venezuela, país de alta inflación por muchos años, se comparan los egresos e ingresos en términos corrientes y no en valores reales. Por ejemplo, en los Estados Unidos, país de baja inflación, en 1980 con $0,33 se podía comprar lo que se adquiere hoy con $1, con $0.13 en 1959 y con $0,73 en el 2000. No nos dice nada comparar los ingresos petroleros de Venezuela de hace 10 o 20 años con los de hoy en términos corrientes.
quiroscorradi@gmail.com 



martes, 14 de octubre de 2014

EPIDEMIA

En el año 2011 se estrenó “Contagion”, una película sobre una epidemia de una enfermedad mortal, desconocida hasta entonces. Expertos en pandemia y virus han acordado que la cinta cumple con los requisitos de la representación de una situación posible. Los dilemas éticos que presenta “Contagion” son tan importantes como los procedimientos para lograr la solución científica de la epidemia. Analicemos algunos de ellos.
I. Uno de los investigadores, al comienzo de la epidemia, violó el principio de confidencialidad, al informarle a su novia de lo que le sucedería si se quedaba en la ciudad. Se acepta que se quiera proteger a los seres queridos, pero si esa acción pone en peligro a la tranquilidad social, entonces es un delito moral. También lo es que la novia pudo salir de la zona en riesgo, mientras muchos quedaron expuestos por no estar advertidos del peligro. (En Venezuela el uso indebido de información confidencial ha hecho millonarios a muchos)
II. Sobre la equidad en la distribución de recursos, la película narra que la burocracia oficial puso un avión a la orden de un senador, dejando a un médico investigador enfermo en el sitio. (En Venezuela el sector oficial y militar tiene prioridad sobre el resto de los ciudadanos para adquirir los recursos escasos)
III. Lo más importante, el manejo de la información. En una época digital donde los ciudadanos pueden informar o comentar sobre lo cierto y lo fantasioso es imposible que el gobierno pretenda ocultarle información al público sobre una epidemia. En resumen, lo que se requiere es información “oportuna y veraz”.
IV. En el siglo XXI, de las tecnologías avanzadas y conflictos armados en casi todo el planeta, es una tentación atribuirle una epidemia al bioterrorismo. Esto, salvo que haya una certeza absoluta no debe hacerse público oficialmente (En Venezuela lo que no hay es información oficial confiable. Todo se manipula, desde las muertes por epidemia hasta la producción de PDVSA)
V. Hay otros dilemas como no respetar un protocolo o violar algunos derechos humanos, si estos no pudieran ser garantizados a todos los ciudadanos, dadas las circunstancias excepcionales que produce una catástrofe.
En cuanto a los protocolos una investigadora que había descubierto la vacuna contra la epidemia, sin mayores pruebas, se la inyectó para demostrar su eficacia. Esto le salvó la vida a muchos. Ella escogió el mal menor que era la posibilidad de morir si fallaba la vacuna. (Se había contaminado expresamente antes)
VI. “Contagion” ataca a un país desarrollado que cuenta con instituciones sólidas y con conexiones directas con los más importantes centros de investigación científica del mundo. Sin embargo, se cometieron varios errores, sobretodo en el retardo de la comunicación al público, lo cual permitió especulaciones alarmistas y hasta ofertas por las redes sociales de un remedio milagroso que curaba la enfermedad (un reporterismo amarillista en combinación con una empresa farmacéutica deshonesta)
VII. Estos problemas de orden ético que debe solucionar un Estado nos recuerda la tragedia de Vargas en el año 1999. Quedan muchas preguntas sin respuestas: ¿se respetaron los derechos humanos, las decisiones se hicieron dentro del marco legal (casos de las adopciones de los niños huérfanos por la tragedia), los recursos se distribuyeron con equidad y justicia, hubo transparencia en la información, las estadísticas de los daños (muertes y pérdidas materiales) fueron fiables?
Ante posibles epidemias en Venezuela, ebola, chikungunia, dengue, etc., la sociedad debe estar alerta y reclamarle al Ministerio de Salud y a todas las instituciones pertinentes, públicas y privadas, que se reúnan para revisar los protocolos existentes y adaptarlos al siglo XXI.
PD: “Contagion” es un problema médico pero los dilemas morales que de esa epidemia se derivan pueden extrapolarse a cuestionamientos éticos de cualquier tipo para todas las sociedades.

¡Sobretodo la nuestra! 

quiroscorradi@gmail.com 

jueves, 9 de octubre de 2014

ENTREVISTA

Alfredo Quintana Carrillo, conocido periodista español, entrevistó cara a cara a Maduro. No habría restricciones en las preguntas (tratarían 6 temas mediante una interrogante para cada uno) Ambos tenían derecho de vetar su publicación. A continuación la entrevista.
1. Política económica.
Quintana: Su política económica para administrar un enorme ingreso petrolero, a la luz de los resultados, parece haber fracasado. Ha habido inflación, desabastecimiento y falta de divisas, al punto que muchos analistas piensan que Venezuela podría entrar en default con sus acreedores externos como ya lo está con los internos.
Maduro: El imperio y los traidores nacionales se han puesto de acuerdo para desatar una guerra económica. Han robado las divisas que le entregaron para importar alimentos y otros rubros. Han escondido los inventarios y permitieron que los alimentos se pudrieran en los puertos de la república. PDVSA y los ministerios se han ocupado de construir puntos de venta de alimentos subsidiados. Hemos impuesto un sistema de precios justos con miles de fiscales en la calle. Cuando alguna empresa incumple la confiscamos. En el Plan de la Patria que nos dejo nuestro Comandante Eterno está todo lo que hay que hacer.
2. Educación.
Quintana: La deserción escolar es alta. Hay más de 2 millones de niños fuera del sistema. Las plantas físicas son un desastre y hay materias como química, física y matemática que no se dictan en las escuelas oficiales por falta de profesores y el analfabetismo regresó.
Maduro: ¡Oye tú! A ti como que te mando el imperio. Las escuelas son un modelo de modernidad. Nunca se había dado mejor instrucción. La deserción ha disminuido y casi no hay niños fuera del sistema. Tenemos los mejores maestros y profesores y nuestras universidades bolivarianas son un modelo para el mundo.
3. Salud.
Quintana: Las epidemias no se reportan. Los hospitales son un desastre. Barrio Adentro colapsó. No hay repuestos para las maquinas de rayos x y tomografías, la mayoría de los quirófanos están colapsados y la medicina privada está acosada por el gobierno y muchas clínicas están a punto de cerrar.
Maduro: Estamos orgullosos de nuestro sistema público de salud. Tenemos equipos de tecnología de punta y nuestros médicos son de categoría mundial. Los fascistas han inventado epidemias y falta de insumos. Aquí nadie se muere por falta de atención médica.
4. Inseguridad.
Quintana: Han aumentado exponencialmente las muertes por crímenes y 90% de los casos quedan impunes. Hay violencia, ataques a la universidad, la justicia está politizada y la guardia nacional comete todo tipo de abusos y se dice que es la que permite el contrabando de frontera, amén de que otros sectores militares están acusados de narcotraficantes.
Maduro: Falso. Armaron un escándalo con el general cónsul en Curazao y ya vieron el resultado. Quedó libre de toda sospecha.
5. Petróleo
Quintana: PDVSA está destruida. Sus refinerías están en constante paro. El número de accidentes y muertes no tienen precedentes y está endeudada. Nos gustaría saber porque está empresa paga la deuda a China cuando no ha recibido un dólar de este país.
Maduro: La derecha fascista no entiende que PDVSA no es una empresa privada. Es una institución del pueblo y como tal no opera para obtener ganancias sino para colaborar con sus esfuerzos al bienestar colectivo.
6. Estilo de gobierno.
Quintana: Usted está todos los días en televisión comentando lo que han hecho o deberían hacer sus ministros. Usted le propone proyectos, improvisadamente, a la multitud que los aprueba y usted los acuerda. Si usted hace el trabajo de 30 ministros ¿Quién hace el suyo?
Maduro: usted no entiende, este es un gobierno de calle y al pueblo lo consultamos. Yo trabajo 18 horas al día y visito los pueblos y ciudades de Venezuela. Salvo algunos pequeños errores, el sistema ha tenido éxito.
Quintana: en otras palabras usted está satisfecho con los resultados a la fecha.
Maduro: Así es. Espero que le haya quedado claro.
Quintana: ¡clarísimo! 
PD: Quintana no publicó la entrevista porque está convencido que a este país lo gobierna un demagogo ciego que cree que Venezuela es poco menos que un paraíso terrenal. Pensó que si publicara esto, no faltaría un ingenuo que se crea las respuestas y lo que sobra en Venezuela son ingenuos. Por eso, esto va para largo.

quiroscorradi@gmail.com






jueves, 2 de octubre de 2014

Mosaico Petrolero

I. Ahora que PDVSA cambió de presidente lo primero que hay que preguntarse es si la salida de Ramírez se debe a que Maduro quiso “sacudírselo”, como alegó alguien, o fortalecerlo al nombrarlo Canciller. El tiempo lo dirá. Si después de unos meses, para atenuar el golpe, a Ramírez lo nombran embajador, no importa la relevancia del país al que sea designado, Ramírez fue “sacudido”. Por otra parte, como ministro de Energía y Petróleo y presidente de PDVSA, a Ramírez lo conocen en todos los países importantes para Venezuela. Por lo tanto, agregarle a su condición de ministro presidente de PDVSA la Cancillería le daría aun más poder. Observemos que sus 2 reemplazos han sido sus subordinados por años y, seguramente por figurar, no les importará mucho reportarle a Ramírez silenciosamente. (La coordinación entre la Cancillería y el Ministerio de Energía y Petróleo es algo que se ha intentado, sin éxito, en el pasado) Los próximos nombramientos en estas instituciones nos darán otras señales para el análisis.
II. Si el nuevo presidente de PDVSA tiene algún poder, lo primero que debería proponer es transferir todas las actividades no petroleras de la empresa a los ministerios donde deberían estar y volver a ser una empresa de hidrocarburos consolidada, de alrededor de 40.000 trabajadores y empleados. Nunca hemos entendido porque este régimen, que ha multiplicado el número de ministerios, sigue cargando a PDVSA con responsabilidades que no le corresponden. ¿Es que la gerencia de PDVSA es multisabia? Parece que no, en los últimos años ni siquiera han sabido administrar la industria petrolera.
III. Quisiera aclarar lo que parece que algunos analistas locales no entienden. Todas las empresas petroleras integradas le compran petróleo y productos a otras empresas. Es muy difícil que con la producción propia se pueda satisfacer las necesidades de calidad y volumen de su mercado interno y las de exportación. O no tienen suficientes refinerías y deben comprar productos para su consumo interno (caso México) o pierden capacidad de producción o se nacionaliza la producción en países donde antes operaban. Ni la Exxon ni la Shell dejaron de obtener grandes ganancias porque sus activos, aguas arriba, fueron nacionalizados. Simplemente porque tenían mercados que continuaron controlando con los crudos de otros. Por eso Citgo es un buen negocio. Porque, aunque no alcance el crudo venezolano para llenar su capacidad, es una actividad integrada, aguas abajo, y puede operar con crudos de otros y ser rentable, como lo han demostrado las trasnacionales. Si no se controlan los mercados podemos tener mucho crudo y no poderlo vender. Salvo que se iniciemos una guerra de precios con contrincantes de más poder de aguante que nosotros.
En resumen, para tener un paquete de hidrocarburos que cumpla con lo que exigen los distintos mercados hay que comprar crudo y productos de otros y hacer intercambios entre ellos para disminuir el costo del flete. El negocio petrolero es precisamente eso: un negocio y si no se controlan los mercados el negocio sufre. Otra buena razón es comprar crudos de otros es porque si se caen algunos mercados, siempre dejarán de comprar primero para no afectar su producción propia.
IV. Estamos en medio de un mercado petrolero que cambiará su rostro por la tecnología de la perforación horizontal que ha permitido la extracción del petróleo y del gas de las lutitas y tendremos que adaptarnos a esta nueva situación. Además, hemos perdido credibilidad, tanto en los mercados financieros como en la visión de los países consumidores y las trasnacionales, sin cuya ayuda no habrá ni aumento de producción ni mucho menos nuevos mercados.
V. El problema mayor que tenemos a mediano y largo plazo es que el petróleo no es infinito (como negocio). Los ingresos  que hemos obtenido no los hemos manejado bien por dos razones básicas: a. en el área social no nos ocupamos de mejorar la educación y de hacer las inversiones necesarias para aumentar el empleo y reducir la pobreza. b. No diversificamos nuestra economía y en los últimos años el país ha sido gobernado bajo una ideología en la cual ya nadie cree.

¡Ni cuba!